PRI confirma la expulsión de Quirino Ordaz por «traición a la militancia»

La dirigencia nacional del PRI confirmó que el exgobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz, será expulsado de las filas partidistas una vez que recibió el plácet de España como embajador de México.

Lo mismo ocurrirá con los exgobernadores de Sonora, Claudia Pavlovich, propuesta para el consulado de Barcelona, y de Campeche, Carlos Miguel Aysa, propuesto para la embajada en República Dominicana, “por traición” al partido.

Durante la reunión plenaria de la bancada del PRI en el Senado, Alejandro Moreno,  dirigente nacional del PRI, ratificó la decisión adoptada por el Consejo Político Nacional, en el sentido de que el exmandatario será sancionado con la expulsión, debido a que el partido no le dio autorización de incorporarse a un gobierno emanado de un partido político distinto.

Manuel Añorve Baños, vicecoordinador de los senadores priistas, informó que la bancada tricolor expresó su respaldo a esta decisión del partido, ya que al aceptar la embajada de México en España “traiciona a la militancia”.

Añorve recordó que el caso de Quirino Ordaz fue puesto a votación en el Consejo Político Nacional “y no se aceptó que él fuera embajador, se le conminó a no aceptar la embajada y él acepta la embajada, pues obviamente lo que viene es la expulsión”.

 En entrevista, el senador por Guerrero informó que una vez que concluya el procedimiento legislativo, es decir, que el Senado ratifique la propuesta del Ejecutivo y que Ordaz Coppel rinda protesta como embajador en Madrid, se hará efectiva su expulsión del PRI.

“Concluido el proceso y él aceptando y tomando protesta, el Consejo Político Nacional ya mandató que se corra el proceso puntual, de acuerdo a los órganos estatutarios, para su expulsión”, explicó.

Casos similares ocurrirán con los exgobernadores de Sonora, Claudia Pavlovich, y Campeche, Carlos Miguel Aysa, propuestos por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador para ocupar el consulado en Barcelona y la embajada en República Dominicana, respectivamente.

“No es escarmiento, es cumplir con la normatividad de nuestro instituto político. Yo lo que creo es que quien está aceptando estas embajadas o estos consulados, están aceptando las migajas que les da la 4T. Es deshonroso que después de haber gobernado un estado, acepten una embajada. ¿Como premio a qué? Haber entregado un gobierno, yo creo”, argumentó el senador guerrerense.

–¿Es una traición al PRI?- se le cuestionó.

–Es una traición a la militancia que los apoyó para tener una gran carrera política y ser los gobernadores de sus estados, ¡claro! –respondió enfático.

Con información de Proceso

Share

You may also like...