Un éxito la primera “semanera” de Rubén Rocha

Álvaro Aragón Ayala  

El gobierno de Rubén Rocha Moya inauguró el modelo de conferencia de prensa semanal para generar confianza en la sociedad, democratizar la participación del colectivo periodístico en el acceso a la información de primera mano, mandando la lectura de que le apostará a la transparencia y que privilegiará el derecho al acceso a la información de la sociedad. 

El proyecto de comunicación de Rocha Moya busca marcar la agenda periodística de la semana y despresurizar la crítica distorsionada sobre temas de alto impacto gubernamental. El gobierno estatal orienta así la producción de contenidos en los distintos medios de comunicación.   

Rocha Moya entiende que la comunicación es un elemento insustituible dentro de los gobiernos democráticos, porque deja atrás la idea de que los gobiernos y gobernantes actúan de manera silenciosa y de espalda a la ciudadanía. 

El modelo de comunicación de la Cuarta Transformación en Sinaloa, puesto en marcha en su primera fase con la llamada “semanera”, rompe el viejo molde usado por Quirino Ordaz Coppel que construyó una barrera entre él y algunos medios de comunicación y la sociedad, privilegiando únicamente con la información a su “corte de adulación”. Quirino se construyó una apócrifa imagen invirtiendo mil 905 millones de pesos del erario público en la compra de entrevistas, encuestas y el diseño de escenarios imaginarios en torno al falso desarrollo de Sinaloa.   

Con la democratización de la información pública y la participación activa del Ejecutivo Estatal y los secretarios de su gabinete que participarán también las «semaneras», Rubén Rocha Moya busca la reafirmación del respaldo ciudadano hacia su gobierno y dar mayor legitimidad, rapidez y exactitud en sus acciones, las cuales espera comunicar de manera oportuna y eficiente. 

El nuevo esquema o patrón informativo Rocha Moya-medios de comunicación-sociedad cumple con la obligación jurídica y el compromiso ético de explicar a la ciudadanía en que se invierten o gastan sus impuestos, con rendición de cuentas, con información de primera mano, para que la sociedad juzgue y se norme un criterio propio del quehacer gubernamental. 

A reserva de incluir otros elementos o tipos de comunicación, la primera “semanera” de Rocha Moya cumplió con las estrategias básicas para fijar la agenda de 7 días y dar respuesta a las crisis que pudieran ocurrir durante la agenda de la semana. El margen de error es mínimo.

En la primera conferencia, celebrada el lunes 8 de noviembre en Culiacán, se visualizaron tres características o consideraciones en torno a los modelos de comunicación rochista: 

1.- La comunicación reactiva, que consiste en la reacción del gobierno (Rubén Rocha Moya), ante preguntas sobre hechos que suceden de manera prevista o imprevista, y que deben ser comunicados a la sociedad. 

2.- La comunicación proactiva, que busca como estrategia establecer la agenda de gobierno. 

3.- La comunicación contable que va fijando los pasos para que en la mente de la ciudadanía se comiencen a fijar los logros en torno a las promesas de campaña. Esta forma de comunicación es parte del ejercicio de rendición de cuentas. 

La primera “semanera” resultó todo un éxito: el gobernador Rubén Rocha ingresó a la agenda de la semana la elección del futuro Fiscal General de Justicia del Estado, en cuyo proceso, dijo, no tiene favorito; difundió, por voz del director del Servicio de Administración Tributaria, Oscar López, los descuentos del Buen Fin en diversos trámites vehiculares; comunicó las primeras acciones emprendidas por la Secretaría de Salud, en la palabra de Héctor Melesio Cuén, e hizo un recuento de las tareas que desarrolla la recién creada Secretaría de la Mujer a cargo de María Teresa Guerra Ochoa.   

El gobernador Rubén Rocha Moya anunció también una “reducción sensible” en el número de escoltas con las que cuentan los funcionarios, exfuncionarios, incluidos exgobernadores, con la intención es que haya más disponibilidad de policías asignados a las calles para proteger a los ciudadanos, y ya no destinar tantos elementos a los servidores públicos. 

El mandatario estatal y su equipo de comunicación saben de la importancia de los medios en la vida democrática de Sinaloa y de que es necesario alimentar con información de primera mano a los periodistas, como “correas” de trasmisión a la sociedad; si la información fluye de manera transparente, sin carátulas publicitarias, sin el maquillaje de opiniones compradas o encuestas falsas, alcanzará mayor estatura profesional la crítica y se irán acabando paulatinamente los tradicionales chismes y “filtraciones” perversas que empañan el ejercicio gubernamental y generan desconcierto social.  

De la “semanera” se desprende que, en medio de la pluralidad mediática, para que periodista y la sociedad puedan ser críticos propositivos sobre el actuar gubernamental y por tanto un factor constante y relevante en el proceso democrático, se requiere la existencia de suficientes medios de comunicación que le permita a los ciudadanos la posibilidad de optar por las diversas posibilidades de ideas o contenidos que transmiten los medios. 

Para cultivar la crítica propositiva es necesario un modelo de comunicación gubernamental abierto, democrático, con amplia libertad de transmitir la información que se considere pertinente solo con el control de los criterios de clasificación informativa-periodística que el propio medio imponga.  

Share

You may also like...