Rechazan senadores de PRI y PAN legislar «al vapor» revocación de mandato

Andrea Becerril y Víctor Ballinas

Senadores del PAN y del PRI respondieron al presidente Andrés Manuel López Obrador que no legislarán “al vapor la ley reglamentaria de la reforma constitucional para la revocación de mandato, sino que esperarán al período ordinario que inicia el próximo primero de septiembre, a fin de analizar el tema con la profundidad que requiere.

Al respecto, el presidente del Senado, Eduardo Ramírez, consideró que aún habría tiempo para un extraordinario en los siguiente días, aunque reconoció que requieren el voto de la oposición para convocarlo y aclaró además que primero se buscará el consenso al interior de Morena, donde “existen ciertas preguntas, ciertos tiempos, que hay que cuidar” y ya con el acuerdo, socializar el tema con las demás bancadas.

Es un tema, insistió, “que no puede legislarse al vapor, tiene que sacarse con el consenso de la oposición”.

El panista Damián Zepeda sostuvo que él no se opone a la realización de un período extraordinario, pero tampoco está de acuerdo en que si ejecutivo federal “dice salta, todo el mundo se ponga a saltar”. Agregó que aún sin legislación secundaria, se puede llevar a cabo la consulta para la revocación de mandato, tanto del presidente de la república, como de gobernadores, porque todo está establecido en el artículo cuarto transitorio de la reforma a la Carta Magna del 2019.

Recordó que apenas un día antes se presentó su iniciativa para reglamentar la revocación de mandato, que se discutirá conjuntamente con la presentada por el coordinador de Morena, Ricardo Monreal y de la priísta Claudia Ruíz Massieu.

El panista resaltó que no está en duda la posibilidad de revocar el mandato del presidente López Obrador, ya que es absurdo sostener que no puede tener efectos constitucionales.

Por su parte, la senadora de Morena, Ana Lilia Rivera, presidente de la Comisión de Asuntos Legislativos, precisó que se está trabajando con varios proyectos, entre ellos el del coordinador Monreal, pero se decidió tener primero acuerdos internos, trabajar dentro del grupo mayoritario y después ir al debate con las demás fuerzas políticas, antes de pasar al pleno.

“Dado que es un un asunto tan delicado y tan importante, queremos discutirlo con armonía y tratar de llegar a un proyecto legislativo integral consensado, que permita los efectos que quiere el presidente de la República, destacó la senadora Rivera”.

Desde ayer, precisó, están ya cabildeando al interior del grupo parlamentario de Morena para iniciar ya las discusiones internas la próxima semana y creo que estará en el momento necesario, para tener el proyecto listo y la consulta para la revocación de mandato pueda llevarse a cabo el próximo año.

Por separado y en relación con los expresado por ala mañana por el presidente López Obrador, la priísta Claudia Ruíz Massieu, dijo que el tema nunca fue parte de la discusión de la agenda del período extraordinario. Recordó que ella presentó la primera iniciativa a principio de año, en dos ocasiones recordó desde el pleno que el plazo para legislar había vencido y no se consideró urgente.

No es una ley, insistió, que deba expedirse al vapor, cuando no hay consensos y restan menos de tres semanas para iniciar el período ordinario en el Senado. “En la nueva legislatura se estará trabajando de manera plural”.

En tanto, el senador Damián Zepeda insistió en que las bases para la revocación de mandato están en el artículo cuarto transitorio de la reforma constitucional en la materia y no podrán ser modificados en la ley secundaria.

“En ese artículo se señalan las fechas, que en noviembre inicia la recolección de firmas, la que acaba el 15 de diciembre. En esa fecha se hace la petición y se saca la convocatoria durante los 20 días siguientes. Eso quiere decir que a inicios de enero, si se juntaron las firmas, el INE va a estar convocando”.

Asimismo, agregó, se establece que 60 días después será la revocación de mandato. “Por eso sabemos que aproximadamente en marzo, la primera semana, no el 21 ni cuando quiera el presidente López Obrador, sino que cuando lo dice la Constitución, va a ser el proceso de revocación de mandato”.

¿ Entonces no se requiere un ley secundaria?

Lo ideal es que exista una ley secundaria que regule el detalle, pero afortunadamente los legisladores, me incluyo, hicimos bien la tarea. Y en esta reforma publicada en 2019 ya se establece lo principal de la revocación de mandato, no hay mucho que regular.

Recalcó que “ es una figura de castigo, no es una figura de premio, como piensa López Obrador, Esta es una figura para que los ciudadanos quiten a alguien a quien le han perdido la confianza. Eso es la revocación de mandato”, concluyó.

Con información de La Jornada

Share

You may also like...