2024: Los “puros” y los “perfumados” de Morena

Álvaro Aragón Ayala 

La carrera por la candidatura de Morena a la Presidencia de la República aceleró en Sinaloa los latidos cardiacos de “los puros” y “los perfumados” que planean convertirse, con padrinos locales o nacionales, en los Senadores 2025-2030. De Palacio Nacional y de Morena-Nacional parte la pregunta: “en el 2024 ¿Quién puede ganar y quien puede perder elecciones?”, dado que algunos entraron en la pelotera sin trayectoria estatal y sin ninguna oportunidad de triunfo.  

La apuesta por las candidaturas sincroniza o converge con la constitución del Comité Directivo Estatal de Morena, cuyo primer propósito sería llamar a la disciplina a los dueños de las tribus o grupos políticos. Los trabajos previos para la legitimización de las autoridades del partido guinda agarró a todos desprevenidos, sin aquilatar el alcance o el peso de las funciones de lo que es en sí un partido legalmente configurado. 

Ciertamente, generó inquietud la hipótesis periodística difundida en el sentido que el futuro CDE de Morena sacará de la jugada por las presidencias municipales, diputaciones locales y federales y las Senadurías, a los alcaldes y diputados incómodos y a otras figuras que queden vigentes para promover la concentración de todas las posiciones en un grupo de morenistas conocidos como “los puros”. Otra corriente favorecida sería la de «los perfumados». 

Los aspirantes “demócratas” no digieren que el futuro CDE de Morena-Sinaloa pueda llegar a abrazar la posible encomienza de bloquear a los virtuales candidatos incómodos a diputaciones federales y Senadurías bajo el pretexto del derecho a veto. Saben que la “facultad” del Comité Ejecutivo Nacional de Morena y de quien quede como candidato Presidencial radicará en el “palomeo” de los candidatos a diputados federales y Senadores.  

Para buscarle la cuadratura al círculo y buscar el camino para entrar a la jugada, los dueños de las tribus se preguntan ¿Quién tutelará al CDE de Morena? ¿Será o no alimentado por el cordón umbilical del Tercer Piso del Gobierno Estatal? ¿Lo operará directamente el Comité Ejecutivo Nacional de Morena? ¿Democratizará o no los procesos de selección de candidatos? ¿Defenderá sólo el derecho de los «puros» y «perfumados» a ser nominados candidatos?   

Obviamente nadie en su sano juicio va para permitir que se oriente o promueva la conformación del CDE de Morena para que lo controlen otras fuerzas políticas. Así es que todos los caminos conducen a Roma. Para “los puros” y «los perfumados”, corriente política que se gestó en el Congreso Local, la jugada es magistral, y para otros es de alto riesgo, sobre todo para quienes abanderan y custodian proyectos políticos de alta envergadura más allá del 2024. 

Un primer diagnóstico, de entrada, forjado en Palacio Nacional y Morena-Nacional, precisa que la casi totalidad de aspirantes morenistas a las diputaciones federales y al Senado, carecen de trayectoria electoral propia, experiencia, estructura, recursos y alcances para ganar elecciones estatales y distritales en el futuro escenario que será distinto al del 2018 y 2021. Son “primerizos” o bien traen arrastrando imágenes de “líderes de café” sin contar con equipo político sólido. 

La conclusión del diagnóstico es que casi la mayoría de los “acelerados” que se dicen “puros” o “perfumados” se mueven bajo la sombra del gobernador Rubén Rocha Moya, sin embargo, pese a que están integrados a un proyecto estatal no brillan con luz propia ni trascienden en el escenario político como para despertar el interés de los electores para que vote por ellos. Por el contrario, se inflaron tanto que repelen al ciudadano común.  

En el Congreso Local, los “calientes”, con raíces multicolores o amarillas, desilusionan a la sociedad que los ubican cobrando venganzas personales, tapando corruptelas del gobierno de Quirino Ordaz Coppel y discurseando infantilerías, enviado señales de que piensan de que los sinaloenses son una masa inerte de ciudadanos no pensantes. Los diputados asumen la posición de los nuevos “perfumados” de la Cuarta Transformación. Visten de etiqueta y calzan zapatos de charol. 

El dilema es ¿Quién puede ganar y quien puede perder elecciones en el 2024 en Sinaloa? El candidato de Morena a la Presidencia de la República necesitará líderes, jefes de grupo, corrientes políticas que le garanticen votos. Si el futuro CDE se caciquiza, el proyecto electoral de Morena podría naufragar. «Los puros» acomodados en la plataforma estatal son grises. Los opaca el gobernador. No han crecido. En el Congreso Local la idea social generalizada es que los diputados «perfumados» son títeres, que nunca actúan por cuenta propia.  

Share

You may also like...